29 de setembre 2011

Signatura 400 (Sophie Divry)

Els bibliotecaris som una comunitat força tancada, rollo secta (bé, és un dir). És com si en una ciutat hi haguessin molts supermercats però quasi tots els productes sortissin d'una mateixa fàbrica...

Bueno, doncs com que la comunitat bibliotecària és així un pel friki, quan es fa alguna cosa tothom se n'entera. Si una persona crea un joc de taula per a bibliotecaris es triga menys d'un dia en que s'en enteri tota la comunitat bibliotecària mundial....... :-)

Però jo avui volia parlar-vos d'aquest llibre:


Un llibre on la protagonista és bibliotecària! Com que tothom en parlava, el vaig demanar a la biblioteca. Una novetat que feia olor a "recién forrao".

I quin és el resultat? doncs trencant totes les meves expectatives, el llibre em va avorrir.
Té frases mooooolt bones i la veritat és que té el seu mèrit, però a mi no em va agradar pas massa, que diguem.
El problema principal es que és un monòleg: una bibliotecària arriba a la biblioteca (al subterrani, a la seva secció) i s'hi troba a un usuari que s'ha quedat dormit. Llavors li fot el rollo.

Citacions que val la pena retindre (sobretot la última!):

- La Dewew es un código secreto inventado por el Eje de libros y bibliotecarios para someter al sujeto, todo. Incluso la sexualidad está clasificada. Y en varias signaturas distintas para complicarlo aún más.

- La biblioteca te da un beso mágico y todo desaparece. ¿Mal de amores? ¿Misantropía? ¿Desesperación hacia el mundo? ¿Dolor de cabeza? ¿Insomnio? ¿Indigestión? ¿Callos en los pies? Puedo atestiguarlo, no hay una sola de estas patologías que la biblioteca no pueda aliviar.

- (...) Me basta con ver un libro mal colocado en un estante, un poco torcido, un poco diferente, un poco demasiado bonito, un poco demasiado atractivo, como ese de ahí para que... Me da miedo que se caiga, me da miedo que llame la atención, y ya no consigo concntrarme... Ni hablar... Antes de... Discúlpeme un segundo... Tengo que colocarlo en su sitio.

- Los dos juntos, libro y lector, en el momento adecuado de la vida de cada uno, eso puede producir chispas, una llamarada, una hoguera, puede cambiar su vida.

- En el fondo, el lector solo viene a la biblioteca a desordenar. Por eso, para limitar los daños, es necesario vigilarlos de cerca. Mi misión puede resumirse así: impedir que los lectores perviertan el perfecto orden de mi sótano.

- Saber orientarse en una biblioteca es dominar la cultura en su conjunto, y por tanto, el mundo.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails